Tratamientos de procesado de alimentos de pulsos eléctricos de alta intensidad

Los pulsos eléctricos de alta intensidad son una tecnología ‘no térmica’, que logra generar efectos sobre los alimentos similares a los que provoca el calor, pero a temperaturas inferiores a las de los tratamientos térmicos. Gracias a ello, son más respetuosas con el medio ambiente que las tecnologías tradicionales y permiten eliminar el efecto negativo que tiene el calor sobre las propiedades sensoriales y nutritivas de los alimentos.

Se trata de una tecnología innovadora muy atractiva para la industria alimentaria, ya que con ellas se puede mejorar la calidad de los alimentos y reducir costes energéticos y el impacto ambiental del proceso. Además, se obtienen alimentos sanitariamente seguros sin que el calor perjudique sus propiedades sensoriales y nutritivas, prolongando el tiempo de conservación del alimento.

El beneficio de estos sistemas, en relación con los tratamientos térmicos de esterilización tradicionales, reside en la obtención de productos de mayor calidad, más estables y menos afectados desde el punto de vista organoléptico y nutricional, con un menor consumo energético y sin aditivos.

  • Mínimo procesamiento, impacto sensorial y nutricional
  • Reducción del impacto ambiental
  • Ampliación de la oferta
  • Satisface las nuevas demandas de los consumidores

El procesamiento por pulsos eléctricos de alta intensidad se utiliza mayoritariamente en productos alimenticios fluidos, consiguiendo una mejora de la calidad nutricional de los alimentos.

Nuestra red cuenta con la última tecnología en pulsos eléctricos de alta intensidad para conseguir estos resultados.

Equipamiento

  • equipo PowerMod™ 25 kW Pulsed Electried Field Treatment System, de Diversified Technologies, Inc.
  • Sistema de tratamiento de planta piloto (400 L/h)
  • sistemas de procesamiento en continuo y discontinuo

Aplicaciones

  • productos cárnicos (pastas y emulsiones)
  • zumos (tomate, sandía, zanahoria, fresa y brécol)
  • leche y derivados lácteos
  • huevo líquido y ovoproductos
  • jarabes, salsas, purés, sopas, caldos, etc.