Sistema innovador de riego con agua de mar por capilaridad sin desalinización previa

Judit Crespiera Portabella i Oriol Arnal Madrid  | CRESCA – Centre de Recerca en Seguretat i Control Alimentari (UPC)

En las regiones áridas y semiáridas del planeta, como el Mediterráneo, el agua dulce es un recurso cada vez más escaso, debido a la creciente demanda en el ámbito agrícola, industrial y doméstico, y de los efectos del cambio climático que está aumentando la frecuencia y la intensidad de los períodos de sequía. El uso del agua de mar, un recurso virtualmente inagotable, se ve limitado por la capacidad de las plantas desalinizadoras y por el alto consumo de energía necesario para el tratamiento.

Se propone una solución altamente innovadora basada en el uso de agua de mar no tratada por el regadío. Esta tecnología está basada en el principio físico de capilaridad y podría suponer una importante reducción en el uso de agua dulce para el regadío de jardines, huertos y frutales, contribuyendo a la mitigación de los efectos del cambio climático, e incluso llegar a recuperar extensas superficies cultivables en regiones desérticas cercanas al mar.

EXPERIENCIA CON EMPRESAS

La tecnología está dirigida a un amplio abanico de entidades: administraciones públicas, empresas privadas del sector agrícola y turístico, gremios de jardineros, etc. Ya se han puesto en marcha los primeros jardines regados por capilaridad en Badalona, ​​en colaboración con la Fundación Aqua Maris y la empresa Seawater Irrigation Systems.


¿Te interesa alguna de estas soluciones?