Revalorización de subproductos de la Industria Agroalimentaria

La industria agroalimentaria genera una gran cantidad de subproductos en sus procesos. El 60-65% de estos subproductos se convierte en desechos y consecuentemente supone un problema tanto de coste económico como medioambiental. Aparte de las alternativas tradicionales de aprovechamiento de subproductos (energía por incineración, alimentación animal, fertilizantes agrícolas), los subproductos pueden ser fuentes potenciales de sustancias de alto valor añadido para sus propiedades tecnológicas, nutricionales y funcionales (fibras alimentarias, ácidos orgánicos, proteínas, vitaminas, antioxidantes, etc.) útiles para la elaboración de productos de alto valor añadido.

Entre los diversos compuestos valorizados, podemos destacar: ciertos compuestos bioactivos (antioxidantes naturales, fibras y aceites esenciales), compuestos con propiedades nutricionales (carbohidratos, proteínas, lípidos y vitaminas), y compuestos con funcionalidad tecnológica (espumantes, gelificantes, emulsionantes y colorantes) . La revalorización de subproductos consiste en las siguientes etapas:

Caracterización de compuestos de alto valor añadido en subproductos de origen vegetal y animal

Mediante screening de subproductos (según rendimiento de extracción, aspectos económicos, oportunidades de mercado y contenido en compuestos bioactivos) e identificación analítica de sustancias de alto valor añadido.

Obtención y desarrollo de sustancias y productos de alto valor añadido.

Sistemas de extracción específicos y de alto rendimiento, utilizamos los extractos y los combinamos con otras sustancias para la obtención de ingredientes bioactivos, y se aplican enzimas específicos y se utilizan nuevas tecnologías alimentarias para mejorar la rentabilidad del proceso.

Estudios de evaluación de la eficacia, seguridad y aceptación de los consumidores de los productos resultantes.

Esta tecnología tiene aplicación en diversas industrias del sector agroalimentario como: 

  • Cárnica (mataderos): Sangre, vísceras, huesos, tripas, piel, grasa, pelo, plumas.
  • Pesquera: Sangre, cabeza, vísceras, colas, piel, espinas, conchas.
  • Vegetales: Hojas, semillas, pieles, tallos, pulpa, espinas.
  • Láctea: Lactosuero.
  • Oleaginosa: Plantas, semillas, hojas, orujo, goma, jabones.
  • Azucarero: Pulpa, melaza, levaduras.
  • Bebidas alcohólicas: Residuos de fermentación.