Estudio de la viabilidad de la reducción del porcentaje de soja en alimentación de monogástricos y rumiantes por fuentes de proteína más sostenible

Nuria Tous | Nutrició Animal i Producció de Remugants (IRTA)

La soja es la fuente de proteína más utilizada hasta el momento por alimentación animal, suponiendo un gran riesgo para el medio ambiente. Por tanto, el uso de proteínas alternativas a la soja es indispensable para obtener un sistema de producción animal más sostenible.

Esta propuesta permite la producción de proteína a nivel local a través de insectos con pocas necesidades de tierra y capital, además el hecho de poder alimentar a los insectos con subproductos da un valor económico a productos que de otro modo no pueden entrar en la cadena alimentaria, por lo general haciendo los insectos una fuente de proteína más sostenible. Además, la harina de insecto también puede tener propiedades probióticas lo que puede tener un impacto importante sobre la reducción de uso de antibióticos contribuyendo, así a la reducción de la generación de resistencias antimicrobianas. Dentro de las proteínas alternativas, aparte de los insectos también podemos incluir las algas, otras leguminosas cultivadas en Europa como el guisante, o las proteínas unicelulares, entre otras.

El proceso abarca desde la caracterización del producto experimental, en este caso la proteína alternativa, a la fabricación del pienso y el estudio del impacto que pueden tener estas dietas experimentales en la especie animal de interés hasta estudiar la calidad final del producto (carne, huevos) y el impacto medioambiental.

EXPERIENCIA CON EMPRESAS

Se ha trabajado con empresas destacadas de distintos sectores, como el cárnico, el de alimentación animal, el vitivinícola y el de la producción de insectos.


¿Te interesa alguna de estas soluciones?