“Las auditorías de la certificación Welfair™ se basan principalmente en el concepto de que el bienestar de los animales está en los mismos animales”

02.12.2021

Entrevista a Antoni Dalmau, investigador del IRTA y miembro de la Red de Innovación Alimentaria sobre el proyecto Animal Welfair

El Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), en colaboración con el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (NEIKER-Tecnalia) han desarrollado la certificación Welfair™ de bienestar animal para las principales especies ganaderas orientadas a la producción de alimentos, como son el ganado vacuno, porcino, ovino, aves de carne y de puesta, y conejos. El nombre del sello es un juego de palabras entre ‘welfare’ y ‘fair’, ‘bienestar’ y ‘justo’ en inglés, respectivamente.

La certificación Welfair™, representada por el sello de Bienestar Animal, es el primer certificado de Bienestar Animal que se centra en la observación y evaluación de los animales y de su comportamiento, y que avala ante el consumidor que los animales vinculados al sello han vivido y han sido sacrificados bajo condiciones éticamente responsables de bienestar, de acuerdo con los protocolos establecidos en los proyectos europeos Welfare Quality y AWIN (Animal Welfare Indicators).

Hablamos sobre este innovador certificado con el investigador del IRTA y miembro de la XIA, Antoni Dalmau, para conocer más detalles del proyecto que él mismo lidera.

¿En qué consiste esta certificación Welfair desarrollada por el IRTA?

La certificación Welfair® es una certificación de bienestar animal que incluye diversas especies, como el vacuno de leche y de carne, el ovino de leche y de carne, los pollos, las gallinas de puesta, las codornices de puesta y carne, los conejos, el porcino y el pavo.

¿Cuáles son sus protocolos y cuáles los criterios que se evalúan?

Welfair® utiliza protocolos que se desarrollaron en su momento en los proyectos Europeos Welfare Quality y Awin. Estos proyectos, que contában con un presupuesto global de unos 22 millones de euros, tenían como uno de sus principales objetivos establecer protocolos estandarizados de bienestar animal. Representaron un salto muy importante en la forma de abordar el bienestar animal en Europa y Welfair® no es más que la fase última de estos proyectos, su implementación en el mercado.

Welfair® utiliza protocolos que se desarrollaron en su momento en los proyectos europeos Welfare Quality y Awin

¿Qué les diferencia de los anteriores sistemas de evaluación del bienestar animal?

En una cuestión fundamental que ya estableció el Welfare Quality, en el que el bienestar animal se evalúa en los animales. A menudo en la pregunta qué es el bienestar animal, suele responderse: es tratar bien a los animales y tanto la legislación como la mayoría de sistemas de certificación se basan en este concepto. Este planteamiento es necesario cuando se quiere evitar el maltrato animal, puesto que lo que hacemos o no hacemos en los animales y lo que les damos o no les damos a los animales, puede ser motivo de maltrato. Pero el bienestar es mucho más que ser maltratado.

Muchos esquemas definen el bienestar animal como ausencia de dolor, miedo y angustia. Welfare Quality consideraba que el bienestar animal debería ser algo más que eso y el Welfair® también, que los humanos deberían ser capaces de proporcionar algo más a los animales que ausencia de miedo, dolor y angustia, y que los animales se merecen que se tengan en cuenta también otros tipos de indicadores que les pertenecen a ellos y no al ser humano. 

No tenemos ni una sola ley en Europa que asegure el bienestar humano, ni una sola. Y lo sabemos justificar porque cada individuo tiene necesidades concretas y no existen leyes hechas para cada individuo concreto. Sin embargo, se cierran un grupo de personas en un despacho, escriben un documento sobre qué hacer o no hacer a los animales, o sobre dónde alojarlos o no alojarlos, nos dicen que con ello aseguran el bienestar animal y lo damos por bueno. Tomamos el bienestar a los animales y le damos al hombre, que es su propietario.

Welfair® quiere ir mucho más allá de esta visión antropomórfica y antropocéntrica del bienestar animal y poner a los animales en el centro, dando valor a la ciencia del bienestar animal europea a partir de indicadores que nos hablen sobre la experiencia de vida de cada individuo en un entorno concreto, porque evaluar el bienestar va de esto, de evaluar la experiencia de vida de los animales.

¿Cómo pueden las empresas conseguir este certificado Welfair™?

Las empresas deben ponerse en contacto con alguna de las 20 empresas de certificación que están adheridas a nuestro esquema de certificación. Estas empresas han seguido toda una serie de procedimientos para poder ser autorizados a trabajar con nuestro esquema y tienen personal formado por la Welfare Quality Network o por el Awin Network y habilidades en el esquema por personal técnico de IRTA y Neiker. Estos dos son pasos previos fundamentales. Todos los auditores que trabajan en el esquema deben pasar el examen de la red europea de bienestar animal a la que pertenezca cada protocolo concreto (vacuno de leche es Welfare Quality y pavo Awin, por ejemplo), y a continuación se hace un proceso de habilitación (es un segundo examen) esta vez realizado por IRTA o Neiker para asegurar que el auditor es capaz de realizar una auditoría debidamente. 

Una vez comience a realizar las auditorías, todos los informes serán revisados por técnicos Welfair y cada X auditorías se hará una supervisión del auditor, que puede resultar como apto o no apto. En cualquier caso, la empresa pedirá un presupuesto a diferentes empresas de certificación y se quedará con la que más le guste. Una vez establecida esta relación entre la empresa y la certificadora, ésta última nos enviará la agenda prevista de visitas que deberá ser aprobada por nosotros. Una vez hecha la visita, nos remiten el informe de la misma y se revisa, si es favorable, es decir, no existe ningún incumplimiento legal y se alcanza la puntuación mínima requerida en Welfare Quality y Awin, se devuelve al empresa de certificación con nuestro visto bueno y es ésta la responsable de dar el certificado que es renovable año a año.

¿Cómo se desarrollan las auditorías en las granjas y mataderos?

Se puede certificar una granja individual y ya está, o se puede certificar el producto final. En el caso del producto final, por ejemplo huevos y leche, es necesario realizar una auditoría de trazabilidad, en el caso de la carne, además del ejercicio de trazabilidad, debe realizarse una auditoría de bienestar en el matadero que incluye aspectos del transporte, manejo, alojamiento y sacrificio de los animales.

Las auditorías se basan principalmente en el concepto de que el bienestar de los animales está en los mismos animales, por lo que en vez de estar horas revisando instalaciones o papeleo, el auditor estará con los animales, de ahí la importancia de tener programas de entrenamiento muy robustos como los que se desarrollaron en Welfare Quality y Awin dentro de los 22 millones de euros de presupuesto que antes mencionaba. Es decir, de 6 horas que puede durar, por ejemplo, una auditoría de bienestar animal en una granja de vacuno de leche, el auditor necesita al ganadero no más de 20 minutos, el resto está con los animales. Pasará alrededor de tres horas mirando comportamiento en los animales, que incluirá un test de aproximación al ser humano (para evaluar la relación del animal con el humano, puesto que no hay nada que te diga más sobre el experiencia de los animales con su cuidador que los propios animales), una evaluación del estado emocional de los animales (donde se va mucho más allá de que no tengan miedo, dolor o angustia), el tiempo que tardan en tumbarse cuando quieren tumbarse (que nos habla del confort del alojamiento), o las interacciones sociales que se producen entre ellas ( cabezazos, desplazamientos, persecuciones, peleas), que nos dice mucho sobre el grado de competencia por recursos diversos que deben vivir en su día a día.

Se mira también la condición corporal en vez de comederos (que un comedero esté bien hoy no nos dice nada sobre la experiencia de vida de aquellos animales a largo plazo, en cambio, su condición corporal sí nos dice qué balance alimentario tiene ) y después cosas como ausencia de lesiones, cojeras, tos y estornudos, respiración dificultosa, suciedad, índices de mortalidad en la granja, partes con problemas, acceso a zonas de ejercicio ya zona de pasto, etc…

En el matadero el planteamiento es similar, a la llegada se miran las condiciones del transporte y cómo bajan los animales del camión con indicadores de miedo, resbalones y caídas, cojeras, densidades, condiciones del camión, cómo son movidos en los corrales de espera, en qué condiciones se encuentran cuando están alojados, cómo se moverán al sistema de aturdido, cómo se hace éste y si se identifican correctamente los signos de inconsciencia y muerte, etc…

De las 6 horas que puede durar una auditoría de bienestar animal en una granja, el auditor pasará alrededor de tres horas mirando comportamiento en los animales

¿Qué supone esta certificación de bienestar animal por el sector?

Es una oportunidad para mejorar y mostrar estas mejoras a un tercero, que puede ser un cliente o puede ser directamente el consumidor. Éste es un sello pensado para hacer una mejora continua, que es otra ventaja de utilizar medidas basadas en los animales. Es decir, en el momento que más de un X% de la población consigue rebajar la mortalidad animal por debajo del 0,5% se puede cambiar el nivel de exigencia por debajo del 0,3%, de forma que se entra en una rueda de mejora continua. El bienestar animal no es blanco o negro, sino una carrera de fondo en la que cada día debemos procurar estar algo mejor que el día anterior. Éste no es un sello pensado para todo un sector concreto, sino para los mejores dentro de un sector concreto, por lo que entiendo que para algunas empresas es una oportunidad para diferenciarse y para otras una amenaza porque no son capaces de llegar a los estándares que se piden.

¿Qué beneficios tiene esta etiqueta por los consumidores? ¿Y por los productores?

Para los consumidores les da la oportunidad de tener en cuenta aspectos éticos en su compra diaria. Además, contar con un mismo sello para diferentes tipos de producto que proviene de un centro científico que utiliza protocolos estandarizados y públicos elaborados por la comunidad científica y bajo el control de una network independiente que establece los criterios de las auditorías , también les facilita las cosas. Es decir, IRTA y Neiker son los usuarios de unos protocolos que controlan unos entes superiores, lo que asegura una absoluta independencia a la hora de establecer los criterios de certificación. Para los productores es una oportunidad de autoevaluarse con protocolos que evalúan a sus animales no a ellos, para compararse, para aprender, para mejorar y en último término para llegar mejor al consumidor.

Para los consumidores les da la oportunidad de tener en cuenta aspectos éticos en su compra diaria, y para los productores es una oportunidad de autoevaluarse con protocolos que evalúan a sus animales, no a ellos

¿Cuál es el futuro del bienestar animal en las explotaciones ganaderas y cómo puede contribuir este nuevo certificado a mejorar sus condiciones?

Durante años, en las granjas se ha asumido que si el animal tenía salud y estaba bien alimentado, su bienestar era bueno. Welfare Quality introduce la importancia del comportamiento de los animales como un eje fundamental de su bienestar, donde se incluye un estado emocional positivo de éstos. El futuro de las granjas implica tener más en cuenta las necesidades comportamentales y emocionales de los animales y cubrirlas, y Welfair® es una herramienta más de la gran ciencia del bienestar animal europeo para ayudar a los ganaderos a realizar la transición en esta dirección.

Para saber más: https://www.animalwelfair.com